En mi consulta, oigo esta pregunta muy a menudo – Helena ¿Nunca más voy a poder comer normal?. Personas que vienen con un concepto de su alimentación alejado de la realidad biológica del porqué comen, y rozando la gula, si no se está ya inmerso en ella.

Para poder desgranar lo que es normal hoy en día, os daré los últimos datos de obesidad y sobrepeso en España del Ministerio de Consumo y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) que han presentado los resultados de ALADINO 2019, el cuarto estudio de estas características que se centra en la alimentación, la actividad física, el desarrollo de los niños y la obesidad infantil

El 40 % de los niños tiene sobrepeso u obesidad

En España, de acuerdo con los estándares de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40,6 % de los escolares de entre 6 y 9 años tiene exceso de peso. En este grupo, las cifras varían según el sexo:

  • Sobrepeso: afecta más a las niñas (24,7 %) que a los niños (21,9 %).
  • Obesidad: afecta más a los niños (19,4 %) que a las niñas (15 %).
  • Obesidad severa: afecta más a los niños (6 %) que a las niñas (2,4 %).

Aunque 4 de cada 10 escolares tiene exceso de peso, la mayoría de los padres y las madres creen que sus hijos tienen un peso normal. Solo el 11,7 % de los progenitores piensa que sus pequeños tienen un “ligero sobrepeso”. Como señala el estudio, “estos resultados ponen de manifiesto que muchos progenitores tienen una visión distorsionada de la realidad en cuanto a la situación ponderal que presentan sus hijos e hijas”.

Esto último ya nos va dando pistas del calificativo “normal”.

En España, se estima que, en el año 2019, 1 de cada 4 hombres y 1 de cada 5 mujeres padecía obesidad, IMC ≥ 30. La prevalencia de sobrepeso y obesidad ha ido aumentando en las últimas décadas a nivel mundial y también en nuestro país. En la población adulta española (25-60 años) la prevalencia de obesidad es del 14,5% mientras que el sobrepeso asciende al 38,5%. Esto es, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. La obesidad es más frecuente en mujeres (17,5%) que en varones (13,2%). También se ha observado que la prevalencia de obesidad crece conforme aumenta la edad de las personas, alcanzando cifras del 21,6% y 33,9% en varones y mujeres de más de 55 años, respectivamente. Este aumento, ha hecho calificar a la obesidad como una enfermedad en sí misma y como una epidemia, suponiendo un problema de salud pública sin precedentes. En concreto, de mantenerse la tendencia actual, se estiman unos 3.100.000 nuevos casos de sobrepeso para el periodo 2016-2030 en España, lo que conlleva un sobrecoste médico directo de unos 3.000.000.000 euros al año.

Y con esta marabunta de datos, resumidos en que, casi el 60 % de la población adulta y el 40% de los niños tienen sobrepeso u obesidad, estaréis viendo que lo normal hoy en día es tener esta enfermedad.

¿Quiere decir esto que comer como come la población con esta enfermedad es “lo normal” actualmente? Sí. ¿Y lo correcto? No.

Así que, cuando alguien piense cuándo podrá volver a comer como comía antes de empezar a mejorar su alimentación, tiene una clara confusión en el porqué está modificando su alimentación y en la duración de esta. Seguramente lo haga única y exclusivamente por un motivo impuesto por alguien, médico, familia o cánones de belleza, y piense que en el momento en que lo consiga, podrá volver a comer lo que realmente le apetece.

Esta falta de percepción de su realidad le hace ser paciente eterno en el camino de la búsqueda de la salud, no dándose cuenta que el camino no se acaba nunca, y que además es durante el trayecto donde encontrará la solución.

Comer sano, equilibrado, racional y lógico es para siempre, igual que dormir bien, beber agua o ir al baño. Nadie busca hacer eso mal para ser más feliz. Con la comida tampoco debería.

¿En una alimentación equilibrada y sana entra, como excepción, el consumo puntual de alimentos no saludables? Sí, exacto. Pero la cuestión es cuánto es puntual para cada uno. Te invito a leer en mi blog el artículo MODERADO, OCASIONAL Y OPCIONAL, para que entiendas lo laxo que puede ser esta forma de medir cuánto te pasas. Cada uno, individualmente, debe observar cómo le sienta esa moderación y esos casos puntuales, y las consecuencias en su organismo. Querer ignorar lo que ocurre en su cuerpo según su comportamiento y su actividad física solo desemboca en situaciones extremas de peso.

Te invito a plantearte qué es lo normal para ti, y si realmente no hay ninguna voz interior que te está avisando de que algo no va bien. Escúchala, porque tarde o temprano se saldrá con la suya, y entonces nos entrarán las prisas y las desesperaciones. Cuídate y no desoigas esa voz. Y si no sabes, pide ayuda, que nadie nace enseñado.

Consulta de asesoramiento nutricional

Comprueba por ti mismo lo que una buena alimentación puede hacer por tu vida.

Chatea o Llama

Ven a verme

Calle Pegaso nº 16, Alcázar de San Juan